¿Cuál es el Mejor Momento para Hacer la Compra?

El hecho de ir a hacer la compra cualquier supermercado, es algo tan natural y cotidiano que no le prestamos la atención que merece.

No debemos olvidar que cuando vamos a hacer la compra realmente vamos a abastecernos con los productos que necesitamos para nuestro uso diario.

Tampoco hace falta recordar que todos esos productos cuestan dinero, y van a afectar directamente a los resultados que tengamos en cuanto a nutrición o cualquier otro aspecto para el que estén destinados dichos productos.

Según un estudio de la Universidad de Cornell, se debería acudir a hacer la compra siempre con la lista de productos que necesitamos, y lo más importante: sin hambre. De lo contrario, lo más probable es que se dejan todo tipo de productos de comida de muchas calorías y poco saludable.

En el estudio se seleccionó a un grupo de participantes y a la mitad de ellos se les dieron alimentos para saciar su sensación de hambre, antes de hacer la compra mientras que al otro grupo no se les dio nada.

Ambos grupos compraron productos con bajas calorías y básicos por su importancia nutricional como carne con lácteos.

Sin embargo, aquellos que hicieron la compra con sensación de hambre adquirieron más productos ricos en calorías que el grupo te compro sin hambre.

Esto es así, porque cuando estamos por el supermercado y tenemos hambre solo vamos a pensar en satisfacer ese sentimiento y vamos a comprar de manera emocional y no racional.

Ya no es sólo el impacto a nivel de salud que nos va a producir el hecho de consumir estos productos en un “arrebato” emocional debido a haber acudido al supermercado con hambre sino el impacto económico que nos va a suponer también.

Los expertos en marketing conocen todo tipo de estrategias para aprovechar el aspecto emocional de las ventas y en los supermercados se hace exactamente se hace exactamente esto para lograr más ventas y mayores beneficios para su empresa.

Los supermercados son expertos a la hora de optimizar la colocación de sus productos por todo el local. Estudian los movimientos de los clientes y colocan los productos en función de las necesidades y pensando en cómo atraer a los clientes a diversas zonas.

De esta manera seguramente coloquen por ejemplo productos dulces o snacks salados al final del recorrido, justo al lado de las cajas dónde se realiza el pago.

Esta es una forma de ofrecer una especie de “premio” al terminar el proceso de compra que resulte atractivo a los clientes y les den ganas de comprarlo también.

Otros estudios también exponen que es mejor hacer la compra por la mañana entre las 13 y 14 horas, que por la tarde entre las 16 y 19 horas.

Esto probablemente tenga también que ver con el posible cansancio acumulado que pueda tener el cliente a lo largo de todo el día.

Es posible que al estar más cansado, el cliente busque “premiarse” tras es duro día y terminé comprando productos que realmente lo necesita.

Para resumir: Cuando vayas a hacer la compra hazlo por la mañana y en un momento en el que no tengas hambre. y lleva siempre una lista con lo que realmente necesitas. De esta manera comprarás solo lo necesario y tu bolsillo y tu salud se verán beneficiados.